jueves, 20 de julio de 2017

Siempre nos queda la esperanza de que el tiempo se pare
O de que no se postre en nuestras pieles
Que no arrugue nuestros sentimientos y los hiele
Nieve, truene o llueva a mares

Llévame a la orilla un día más,
Enséñame el compás de las manillas,
Miremos sin rejilla el horizonte,
Sin óbolo, sólo diálogo simbionte
Tú astrólogo
Yo mirilla
Saliendo de nuestro Aqueronte.

Abracemos las piernas de la Alhambra 
Démosle forma a las sombras de los niños que somos
¿Me oyes? Ecce homo... de mi vida, acalambras

Sigamos siendo tan nuestros como el primer día
Las estrellas nos "alhambran" al pasar
Las banderas nos despiden con la alegría
De que dentro de un siglo o un par
Se alinearán nuestras caderas,
Besaré tu collar de madera
Volverás a mi paladar.

Y óyeme cuando te digo 
que como rocas
Polvo nos haremos
Polvo quitaremos de nuestros rincones del olvido
A besos, antojos, gemidos que colocan,
Desenfocan nuestro prisma y lo hacen más caleidoscópico que el de los demás.


1 comentario: